145L

Si tuviéramos que explicar a un ciudadano de este país, o incluso de otro, que en Chile existe una categoría de trabajador dependiente que firma su contrato laboral (con las garantías que la ley otorga en salud, previsión y seguros) y al que, a su vez la ley exige que entregue una boleta de honorarios por esa misma labor, como trabajador independiente, cualquiera pensaría que es una locura.

Sin embargo, esto no es ficción, es la realidad de los trabajadores de las artes y del espectáculo, quienes, tributariamente siguen siendo considerados independientes.

La ley de Trabajadores de Artes y Espectáculos, contemplada en el Código del Trabajo en los artículos 145A y siguientes nos otorga la garantía de ser trabajadores como cualquier otro; sin embargo, el artículo 145L exige que todo trabajador del mundo de las artes y del espectáculo, por ser considerado tributariamente un independiente, emita una boleta de honorarios siempre, incluso cuando tiene un contrato laboral vigente y al día por esa misma labor.

Esta figura trae nefastas consecuencias a la liquidez de un área que se caracteriza por salarios bajos. Un salario con descuentos del 30% (20% en el contrato laboral y 10% en la boleta de honorarios) no resulta atractivo para ningún trabajador, especialmente cuando su labor se desarrolla en un sector cuyas oportunidades laborales son intermitentes y discontinuas, sin seguridad de que se contará con ellas al mes siguiente.

Finalmente, el sector de las artes y del espectáculo está conformado, en gran medida, por empresas productoras, dependientes de fondos o de un mandante con presupuestos ajustados, quienes al asumir el costo extra de la boleta generalmente terminan castigando los salarios o incumpliendo la normativa laboral mediante el uso extensivo del contrato a honorarios.

¿Por qué no se ha retirado esta norma si todos concuerdan con que es absurda y corresponde a un pequeño artículo que solo genera daño y confusión? Al menos así nos lo han manifestado el Ministerio del Trabajo, el Consejo de la Cultura, el Ministerio de Hacienda, el Servicio de Impuestos Internos, sindicatos de trabajadores y los empresarios del sector. Todos, absolutamente todos, se cuadran detrás de la eliminación del famoso artículo 145L.

La respuesta es muy simple: no se ha derogado porque no es prioridad en la agenda.

El llamado es, entonces, a las autoridades del Estado que bien conocen este tema para que lo conviertan en prioridad antes de que finalice el gobierno y logremos este pequeño gran cambio. Es una tarea urgente, que no puede esperar más.

Carta al Director, publicada en el Diario El Mercurio el 20 de Abril de 2017

Publicado por Andrea Gutiérrez Vásquez

Actriz, dramaturga, docente y gestora cultural. Candidata a Magister de Gobierno y sociedad. Activista Feminista integrante de RACH!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

PAMELA LOPEZ

SHARED (IDEAS) COMPARTIDAS

Andrea Gutiérrez Vásquez

Columnas y Ensayos sobre Cultura y Feminismo

A %d blogueros les gusta esto: